ENTREVISTA CON Yonas Beyene

Yonas Beyene es Director de Programas de la Asociación por la Investigación y la Conservación de Culturas (ARCC), una organización voluntaria sin ánimo de lucro establecida en Hawassa (Etiopía). Fue miembro del Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO. Beyene también ha preparado el documento para el expediente de declaración del Paisaje Cultural de Konso, que cristalizó en su declaración  como lugar Patrimonio Mundial por la UNESCO en 2011. Durante mucho tiempo ha trabajado para el Ministerio de Cultura y Turismo de Etiopia, y ha actuado como vicepresidente académico y de investigación de la Universidad de Wolkite (Etiopía).

Hola Yonas, como ponente de honor del tema “Cooperación” hay muchos temas que podemos tratar. Entrando directamente en materia, nos gustaría comenzar preguntándote tu opinión sobre un tema delicado; si la cooperación es una forma de promocionar una mayor dependencia de Occidente, como afirman muchas críticas postcoloniales.

La cooperación es una interdependencia entre dos partes sobre un tema concreto/definido. Cuando hablamos de cooperación no deberíamos pensar en ella solo como un tema de relaciones entre los ricos y los pobres, como entre Occidente y los países en desarrollo; sino también como relaciones sinérgicas globalmente. Con respecto a la cultura, la cooperación debería ser vista en relación con la Convención de Patrimonio Mundial, que promueve la apreciación de las culturas globales y su uso para un mejor futuro de la humanidad y su bienestar a través del diálogo y la comprensión mutua.

En una entrevista previa, Jordi Tresserras comentó el potencial del Patrimonio Mundial como un potenciador de la riqueza. ¿Crees que la actual forma de financiación en el programa de Patrimonio Mundial realmente marca una diferencia para países como Etiopía?

 Estoy de acuerdo con la idea de que los sitios Patrimonio Mundial podrían ser áreas de potencial desarrollo económico. Sin embargo, esto debería ir a la par con el conocimiento de que los sitios patrimonio mundial son frágiles y delicados, al tiempo que importantes recursos que necesitan una protección/cuidado máximos. Es cierto que cada país desea utilizar los sitios Patrimonio Mundial para apoyar la creación de una imagen nacional, y lanzar su economía. Esto solo será posible con un sistema de gestión que tenga en cuenta las realidades locales. El Programa de Patrimonio Mundial ha estado trabajando sobre la capacidad constructiva de los expertos en cultura en países individuales. Esto ha resultado en que los expertos en cultura local/indígena de los países en desarrollo hagan cargo de estos temas. Además de la capacidad constructiva, los programas de Patrimonio Mundial claramente han apoyado la conservación de sitios frágiles y sitios que han sido colocados en la lista de Patrimonio Mundial en peligro -gracias a la supervisión periódica, las evaluaciones de los  Cuerpos Asesores y las intervenciones directas. Está claro que los sitios Patrimonio Mundial con buenos programas de conservación, sistemas de gestión del trabajo, y agendas educacionales y promocionales son excelentes recursos económicos que benefician a las comunidades locales a través de formas como el turismo.

Timothy Wirth (2003: 90) indicó la pobreza que rodea a ‘demasiados’ sitios Patrimonio Mundial, ¿quién se beneficia entonces de la ayuda recibida para el Patrimonio Mundial?

La Declaración de Patrimonio Mundial busca reconocer los sitios de valor universal excepcional para su conservación, reconocimiento y promoción. Es cierto que las propiedades declaradas en países del Tercer Mundo no están bien financiadas para asegurar su conservación y promoción. Estos lugares en países en desarrollo ya estaban en mal estado de conservación incluso antes de ser nominados. Algunos estaban construidos, mientras que la mayoría eran o bien Paisajes Culturales o Sitios Naturales. Exige mucho mantenerse al tanto del bienestar de estos sitios, ya que las comunidades participan directamente- en el desarrollo local. Aliviar la pobreza en los lugares Patrimonio Mundial debería ser la prioridad en los Estados Parte (gobiernos) a través de políticas que den poder a las comunidades tanto a través de la propiedad y la gestión, como de los aspectos económicos relacionados con los sitios. Comparado con el número de sitios Patrimonio Mundial que están necesitados de apoyo, y la cantidad de dinero requerido para responder adecuadamente a las necesidades locales, solo la UNESCO no puede hace frente a los temas de pobreza. Los países deberían desarrollar recursos locales que en cambio pudieran asegurar la propiedad y el cuidado de las propiedades patrimoniales indígenas. Dicho esto, sin embargo, sea cual sea el apoyo dado por la UNESCO debería ser utilizado para ayudar a mantener sitios patrimoniales.

Ha habido también una alta controversia sobre el concepto de la propia cooperación, vista o bien como financiación tradicional o bien como caridad. ¿Crees que los programas de Patrimonio Mundial en realidad reciben alguna cooperación? Si es así, ¿de qué manera?

No veo la cooperación como caridad. La caridad es algo que das, y das para aliviar necesidades inmediatas en relación con la reducción de la pobreza. La cooperación es una interacción de dos vías en las cuales ambas partes cooperantes se benefician. La cooperación es la clave para el éxito y la actualización de la Convención de Patrimonio Mundial. La cooperación en Patrimonio Mundial es la obligación de cada órgano para la mejora del futuro de la humanidad. Compartimos un planeta y disfrutamos de orígenes comunes. Somos una especie que se beneficia de herencias comunes. Un lugar paleoantropológico en la lista de Patrimonio Mundial es el patrimonio de toda la humanidad. Un Sitio Natural en África o en América Latina es crucial para mantener el equilibro natural del planeta. El casquete polar es tan importante para la gente que vive en el Sáhara como lo es para los esquimales.

Esta conferencia trata de las personas y las comunidades, pero hemos estado hablando principalmente sobre piedras. ¿Cuál es el lugar de la gente local en el proceso de nominación y gestión de un sitio Patrimonio Mundial? ¿Hay un lugar para la cooperación en este caso?

Las comunidades locales que viven en sitios Patrimonio Mundial son o bien las creadoras de un sitio concreto o bien los guardianes que lo han protegido a través de su existencia. Los sitios culturales sin comunidades locales están privados de vida. Las comunidades locales tienen un conocimiento profundo sobre el sitio en el que están viviendo. Son como enciclopedias vivientes que necesitan ser referidas, y puestas en buen uso en colaboración con los académicos. Los procesos de declaración deberían incorporar consultas con las comunidades locales desde el primer hasta el último paso. Las comunidades locales deberían estar en el corazón de los procesos de declaración; ya que son más expertas en la historia, funcionamiento y relevancia de los sitios; y son ellas las que aseguran su conservación para las generaciones futuras. La nueva tendencia de la aproximación del  “Up Stream Process” en los procesos de declaración de los sitios Patrimonio Mundial es una indicación de la importancia del papel de las comunidades locales en la gestión del patrimonio mundial.

Tuviste la oportunidad de trabajar en el expediente de declaración del Paisaje Cultural de Konso. ¿Cómo de diferente fue este proceso de otros donde la cooperación occidental tuvo un papel destacado?

Es cierto que numerosos expedientes de declaración y planes de gestión en países en desarrollo estuvieron preparados principalmente por académicos occidentales en el pasado. El papel jugado por los académicos locales casi nunca fue remarcado adecuadamente. El Plan de Gestión de Konso y el documento del expediente de declaración son diferentes en este sentido. El trabajo de campo fue dirigido y las documentaciones fueron llevadas a cabo por los académicos locales y miembros de la comunidad. El proceso de declaración fue discutido antes de cualquier actividad, y fue aceptado por miembros de las comunidades locales y del gobierno etíope; y apoyado, y finalmente respaldado por los gobiernos regionales y federal. Las comunidades locales han tomado la dirección a la hora de definir los paisajes culturales. Sin embargo, el proceso fue apoyado a través de ayudas desde lo que vosotros denominasteis como “Cooperación occidental”, proporcionando un maravilloso ejemplo de cooperación global para el reconocimiento y el apoyo patrimonial.

Las Montañas Semien todavía están en la lista de Patrimonio en peligro y las comunidades locales parecen ser parte del problema para la UNESCO (WHC 2011). ¿Puede la cooperación ayudar a conseguir una solución beneficiosa tanto para el sitio como para la gente?

De hecho las comunidades locales en las Montañas Semien son conscientes de la importancia del sitio. Estas comunidades siempre han vivido con su medio ambiente- y ayudaron a mantener el equilibrio natural. Están trabajando para resolver los problemas junto con el gobierno y a través de los programas de cooperación. Los sitios globlalmente importantes con especies animales y vegetales amenazadas son muy sensibles a los cambios. Esto es por lo que se necesitan esfuerzos coordinados entre todos. Tenemos que considerar la preponderancia de un crecimiento de la población en los países en desarrollo, que necesitan mucha más tierra agrícola; y el cambio climático global es actualmente un desafío enorme. Por esto, es necesario llevar a cabo más trabajo de investigación científica y de colaboración en lugares como las Montañas Semien.

¡Gracias!

Referencias citadas



Comentarios

Entradas populares de este blog

Call for Papers! Deadline 30th September

#News - La Unesco en el punto de mira

Last but not least :: Best Practices / Buenas Prácticas